martes, 27 de mayo de 2014

Crítica literaria: "El juego de Gerald (Gerald´s game)" Stephen King (1992).



Esta historia arranca de una premisa bastante sencilla; una mujer se encuentra atada a la cama, sin posibilidad de escapar, tras la repentina muerte de su marido mientras practicaban un juego erótico en su apartada casa de campo.

La virtud de King reside en; con esos escasos elementos de partida y un único escenario, plasmar una obra que agota y cautiva al lector en todas sus páginas. Lo agobiante de esta novela es el hecho de observar, como acciones tan simples como beber u orinar se van convirtiendo en poco menos que hitos imposibles; debido a las condiciones en que se encuentra la protagonista, al mismo tiempo que se va mermando su cordura  ante la situación de estrés a la que se ve sometida.

Si hay algo de lo que Stephen King como autor se puede enorgullecer, es de ser capaz de construir a la perfección la mente de sus personajes; los dota de un carácter, un pasado, unas motivaciones y esperanzas que los hacen muy creíbles y reales a ojos del lector. Y en esta historia no iba a ser de otra forma; tenemos a un único personaje principal sobre el que cae el peso de la obra, y conforme avancen las páginas acabaremos conociendo a Jessie como si hubiera sido nuestra amiga de toda la vida.  Lo cual crea empatía con el personaje erigiendo una atmosfera  perfecta, para que te sientas agobiado ante las circunstancias que se van dando en esa habitación conforme avanza el tiempo y la situación se va volviendo cada vez más complicada.

En conjunto es una obra que deja muy buenas sensaciones al lector, contando también con un par de escenas relacionadas con un perro y posteriormente con un vaso que se grabarán en tu mente (si lo has leído sabrás a qué me refiero). Por otra parte es posible considerar que en ciertos momentos la trama se vuelve lenta, pero en mi opinión no es un defecto; ya que es acorde con el desarrollo que busca el autor y favorece la atmosfera de tensión presente en todo momento, aunque sí es posible que al tramo final le sobren algunas páginas. En definitiva un libro sólido, cargado de angustia y muy entretenido



"El viento soplaba. La puerta batía. Y en alguna parte, muy cerca, una tabla crujió sigilosamente del modo en que crujen las tablas cuando alguien anda sobre ellas con furtiva ligereza" S. King.


Valoración: [7/10] ★★★★★★ 


Rubén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada