domingo, 23 de marzo de 2014

Crítica: "Un plan sencillo (A simple plan)" Sam Raimi (1998).



Buen thriller de Sam Raimi, que nos cuenta como un hombre normal, acompañado de su hermano retrasado y un paleto borrachín, se encuentran sin comerlo ni beberlo con cuatro millones y medio de dólares. Tras esto acuerdan guardar el dinero y si nadie lo reclama quedárselo; es decir  fácil, sencillo y para toda la familia.

Y esta simple trama se va enmarañando de forma sorprendente, algo parecido a lo que ocurría en "Fargo", aunque pese a lo que se comenta, las similitudes entre estas dos cintas son más en forma que en fondo. Coinciden en ambientación, pero a mi modo ver en el resto son películas con tramas bastante distanciadas. Dicho esto comentaré la película.

Este film consigue con muy pocos personajes y escenarios, mantenerte atrapado de principio a fin en un in crescendo constante. Sorprende como la trama siempre va un paso más allá, transformando constantemente un hecho muy simple, en una maraña de la que es imposible zafarse.  Residiendo ahí  la magia de la cinta, que se sustenta para lograrlo en su guión y en unas grandes actuaciones. Como punto negativo, vemos como ese ritmo tan absorbente hace que se pasen por alto algunas situaciones que atentan un poco contra la verosimilitud, pero en general es perdonable.

Finalmente, decir que es una buena película, de esas que sin grandes nombres ni mucho presupuesto te atrapan y sorprenden gratamente con un desarrollo y actuaciones que rayan a gran altura. Además, deja al espectador varias preguntas muy curiosas cuando termina el visionado; si un día me cayera del cielo (nunca mejor dicho) el dinero necesario para cambiar completamente mi vida, ¿ Sería una bendición o una desgracia? , ¿seguiría respetando mis valores morales?, ¿hasta dónde podría llegar por conservarlo?. En definitiva, muy recomendable.


Valoración: [8/10]      ★★★★★★★★



Rubén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario